Ola a todos

Ola dende Alabama,

Primeiro agradecerlle a Delmi que me enviase o link the wordpress…andamos tan metidos no traballo que as veces parece que vives nunha cueva, pero de vez en cando e bo mirar o redor e descubrir que hai moitos outros coma ti, e dende logo Delmi está facendo unha gran labor de descubrimento.
É gracioso comprobar  o ler a Alberto Avendaño que en certo modo estamos na mesma situación ó ter que explicar que dónde está Galicia (tamén somos os primeiros galegos no noso traballo), e tamén das as mesmas referencias…que si Martin Sheen, que si Julio Iglesias…etc..pero é unha forma de crear un pelín de curiosidade e logo atopas xente que quere saber moito mais…
Eu son un científico, eso que non se apreza demasiado na nosa terra inda que de cando en vez apareza algún valiente nun titular do periódico en Galicia, a verdade e que os científicos (gustenos ou non admitilo) non somos considerados parte do “necesario” en Galicia, España…etc…e aquí pola contra o primeiro que te abraia ó chegar e o recoñecemento da tua labor…
Totalmente de acordo con Delmi…ninguén e profeta na sua terra..

Un saudo para todos,

Emma

Advertisements

Miriam y los argonautas diasporeros

La cabaña de Miriam y su familia en Aniak, Alaska.
La cabaña de Miriam y su familia en Aniak, Alaska.

Leyendo un blog de un diario gallego descubrí a Miriam (en Alaska) y muchos más argonautas del ciberespacio que viven en la diáspora. Durante muchos años estuve buscando a un gallego que decían tenía un bar en el aeropuerto de Anchorage, en Alaska. Eso me dijeron pilotos de líneas aéreas que cada vez que hacían parada y fonda por aquellas latitudes para “repostar” aseguraban que el paisano detrás de la barra era más gallego que la torre de Hércules. Cuando viajé por Canadá lo más al norte que fuí no pasó de Québec donde fotografié a Antón Risco (†) como profesor en la Universidad de Laval. Pregunté a mucha gente sobre aquel personaje pero hasta hoy no he tenido respuesta. Miriam y su familia han pasado al primer puesto de mis gallegos en Alaska y ya le he prometido que si algún día caigo por allí los incluiré en el proyecto de Galegos na Diáspora. Aquí os dejo la cabaña de Miriam y su familia en Aniak, Alaska publicada en su blog de La Voz de Galicia el cuál os invito que visiteis porque hay buenas perlas. Queda en el aire lo del gallego en el aeropuerto detrás de la barra. Si alguien lo ve, tirarle de la lengua y lo contáis.

Hola diáspora!

Galicia y otros destinos
Buzones de correos en Lugo que me inspiraron este proyecto: Galicia y otros destinos en clara alusión a los otros caminos o destinos que los gallegos y gallegas hemos tenido que adoptar en nuestras vidas.

Galegos na Diáspora nace en la navidad de 1989 cuando me voy en autobus a Suiza a fotografiar emigrantes. A los quince años ya sabia que lo mío era viajar, escribir y hacer fotografías y contar todo lo que me pasaba a mis queridas libretas compañeras. Se admitía en caso urgente escribir en servilletas, tickets de caja e inclusive papel higiénico. Recuerdo que en cierta ocasión la Coca-Cola me diera un premio de redacción por escribir una historia de las que me a diario me pasaban.

Mis abuelos fueron los primeros en hacer las maletas y se fueron a Cuba. Mi abuela Rosalía me deleitaba con sus historias a caballo en la isla. Luego fueron mis tíos a Alemania y fué allí donde abrí los ojos al mundo, iniciándome en la aventura de viajar.
El proyecto como os decía nació en el primer viaje a Suiza y de allí recorrí Alemania, Francia, Inglaterra, Bélgica y regresé a Vigo otra vez. Fuí publicando los reportajes en La Voz de Galicia de la mano de X.L. Vilela que corregía textos y apuntalaba frases con sentido. Hoy es diferente y aunque prefiero escribir en gallego, me debo más a un Babel universal y me remito a escribir o en inglés o castellano.

Los otros viajes surgieron en el tiempo. Las Américas: Canadá y USA. México, Nicaragua, Venezuela, Brasil, Uruguay y Argentina, acabando en Ushuaia.

El tercero fué al este, Asia y Oceanía terminando en Nueva Zelanda y el cuarto en África en 2002 al que he regresado para grabar mi primer documental para la TVG.

También estuve en Rusia, Noruega y Suecia, y allí por donde paso siempre pregunto o me entero antes si hay gallegos. Cuando empecé internet estaba en la mente del que lo iinventó y no me quedó más remedio que hace la producción a base de faxes y la inestimable ayuda de mi viejo amigo Luis Carballo desde Vigo y Cristina desde Singapur.

Actualmente resido en Riga, Letonia, desde el 2002, pero siempre tengo en mente a terra, y voy cada cierto tiempo. Cierto es y siempre lo digo que Galicia es un buen lugar para vivir y morir, pero muchos se han obstinado en hacer de aquello un lugar para ellos solos cuando lo importante es abrirlo a todos. Todavía llevamos algún gen en el adn desde mediados del siglo XIV cuando los castellanos nos despojaron de nuestra libertad y nos hicieron perder lengua y cultura, (aunque ésta sobrevivió en la diáspora muy dignamente) que nos marca esa falta de sensibilidad por mucha cosas, especialmente por la naturaleza que allí tenemos.

En proyecto está seguir con los documentales de vida. Cada historia es una vida y cada vida tiene una historia que deseo contar a los demás. La de muchos gallegos que hay por el mundo que desean contarnos como han triunfado o como han sucumbido, porque de ellos tenemos mucho que aprender. Los pioneros de la diáspora siempre serán los héroes que ayudaron a reconstruir la cultura de Galicia, juntamente con los que aquí quedaron y sobrevivieron al terrible régimen de un ferrolano que ha pasado (desgraciadamente) a la historia como uno de los dictadores más voraces y encima gallego.

Contar la vida de los demás no es tarea fácil cuando el guión indica que debes acompañarlo 24 horas seguidas. Ante todo los personajes deben sentirse cómodos. Desde el primer contacto le explico al protagonista lo que quiero hacer y lo que no voy a hacer. Debe de entenderlo perfectamente. Cuando viajé por las Américas, Asia y África me abrieron muchas puertas y me cerraron muchas otras, y eso lo cuento en las más de 100 páginas de texto del libro que algún día verá la luz. Sobre esto deciros que he firmado dos contratos con dos editoriales y las dos no han llegado a publicar el libro (400 páginas, entres textos y fotos) Les asusta el proyecto. Últimamente me han sugerido que le cambie el título (como así hice) pasando a llamarse The Galician Exodus, o Galicia otros destinos, éste últimop en alusión a  una foto que hice de dos buzones de correo en Lugo donde se puede ver dos bocas de león por donde se envian las cartas y con el epígrafe: Galicia y en el otro: otros destinos. A mi amigo X.Marra le encanta.