Hay dos Galicias: una la que se queda y otra la que se va

Prague airport

After order drink is free. Prague airport

New York | 10.12.08

Salí de Riga en un vuelo de la Czech airlines con escala en Praga y destino USA y allí (para no perder la costumbre) ya comenzaron los obstáculos. Un tipo de seguridad me preguntó por el billete de regreso y yo le dije que no tenía, porque ne la embajada americana no me comentaron sobre ello.

–Lo siento, pero si no tiene billete de regreso no le puedo dejar subir a bordo– me soltó con olor a ajo aquel tipo que parecía salido de un after hour.

Faltaba media hora para subir a bordo y el fulano en cuestión se empeñaba en venderme un billete por una pasta. Le dije que no y llamé a Riga desesperado, ya que era imposible conseguir una conexión WIFI de pago o libre para comprar un billete. El muy cabronazo tenía internet en su ordenador pero ni pagándole me dejó utilizarlo por unos minutos. Se me ourrió que el USB moden Vodafone podría funcionar y no me conecté. Por suerte al cabo de quince minutos (lo compraron en Riga) le enseñaba al tonto de Toomas el billete confirmado en mi email. Con eso le llegó para dejarme avanzar hasta otro control donde revisaban la maleta. Cuando llegué a JFK de New York nadie me pidió el billete de vuelta. Pregunté por este tema a la policía allí mismo y me dijeron que se hace vista gorda al asunto y que para los de la UE no es un requisito esencial.

Boston station

Boston South station

Tren a Boston

Desde New York subí a un tren Amtrak hasta Boston y me llevé otra sorpresa de novato al querer enchufar el cargador del móvil y el portátil: la electricidad en USA es de 120 volt y los enchufes tienen otro tipo de patillas. LLegado al hotel y con una sola rayita en el viejo Nokia bajé a la recepción mangado y en plena desesperación para preguntar si tenían alguna solución. Respuesta: Sorry sir, the shop is closed. Al día siguiente Tania me ayudó a buscar una tienda. Al final descubrimos que los cargadores de Nokia se adaptan a los 120 aunque cargan más lento y que el cargador del Mac un tanto de lo mismo. Ahora tengo otro problema, buscar un cargador para las baterías de las Canon 5D. Al final piensas que tirar en analógico es lo jor, pero cuando tienes que tirar los químicos por el agujero del WC te lo piensas dos veces en la decisión de o película o compact flash cards.

Isa, Miguel, Tania y David, son mis anfitriones en Boston. En un café planeamos el trabajo del día y bajo una lluvia compostelana gorda, haciendo uso de un sólo un paraguas monoplaza (para Tania) visitamos a los contactos que ya tenía establecidos. De la conversación con Miguel salió una frase que ya forma parte del proyecto: “Hay dos Galicias: la que se queda y la que se va”, en relación a la nueva diáspora, la que todavía existe y muchos se empeñan en que no. En Harvard Miguel y David trabajan como investigadores y Tania e Isa son profesoras de español en otras dos facultades. Me he quedado maravillado de como son las ayudas a los estudiantes y como estos cuidan lo que se les pone en las manos para poder estudiar. La diferencia es abismal con respecto a Galicia. Desde cómodos sillones, hasta wifi gratuito, cafetería, biblioteca de fácil acceso etc. Además lo cuidan como si fuera suyo. Me decían ellos que es un asunto de “educación” y nada más. Por Boston también están Iván y Pilar que no pudimos coincidir más que en la estación de tren pero que seguimos en contacto para otra ocasión.

7th Avenue from Penn Hotel

En New York me hospedo en el Pennsylvania justo en frente de Penn station, un punto neurálgico para viajeros y nómadas que necesiten el tren para moverse de un lugar a otro y como cueva después de una larga caminata por NYC. Hice mi reserva por internet pero a un precio de 219 USD, caro para lo que es, sin WIFI gratuito y el que hay caro y super lento. Curiosamente utilicé por una hora el WIFI de weblink, la empresa que lo suministra en el lobby del hotel dando las quejas por el servicio y a vuelta de correo me escribió Richard Roth presidente de la compañía diciendome que su suegro es de Alemparte (supongo que de Foz en Galicia). Así es la vida.

Luz trabaja en una escuela de la ONU en Queens, y estaba muy liada cuando llegué. Fernando Cela trabaka para el Bank of América, Sabela como traductora en la ONU, Phil como paramedic en las ambulancias en Manhattan, Roberto Blanco que no conseguí finalmente contactar con él y por supuesto otros muchos cientos de gallegos y gallegas que viven en la gran manzana. Es fin de semana y Penn station vómita cientos de almas en peregrinación a los templos nocturnos de la ciudad. En uno de ellos Fernando Cela invita a unos compañeros de oficina a un party. Al fondo del bar un toro mecánico lanza al aire a los atrevidos que vuelan sobre la colchoneta a los pocos segundos de haber subido. Empieza la noche.

Barman
Barman

Ayer tenía previsto irme a Miami para ver a Joe Seranil pero no he conseguido contactar con él. Hola Joe! estás bien? danos noticias tuyas.

Estoy en casa de Alberto Avendaño, en Washington DC. Alberto es director del diario El Tiempo Latino, del Washington Post. Nos conocemos desde hace más de veinte años!, desde que nos conociéramos trabajando en la Guía del Tiempo Libre de Enrique Sanjurjo y Rosa Mauricio. Qué tiempos aquellos! Imprimiamos los domingos un pasquín deportivo con los resultados de los partidos que luego repartíamos “a mano” por los bares. Enrique y Rosa fueron y son una familia para mi. A Rosa y Silvia prometo visitarlas en enero en Edimburgo y por supueso a los gallegos que se acoplen para que nos cuenten sus vidas.

La historia de Alberto en USA no se resume fácil, pero como muchos de nosotros en la diáspora, en Galicia no le reconocieron su trabajo. Aquí el Washington Post le compró el periódico que editaba y además lo sigue contratando. En España si compran el diario, te despiden con una buena patada en el culo y adiós muy buenas.

Alberto ha vendido libros, (como yo en Tenerife en los años que viví en Canarias) para salir adelante. Después de haber intentado en Galicia varios proyectos regresó a Texas y de allí a Washington.

Mañana salgo para Houston donde me esperan David, Soli e Inma y el martes a Las Vegas donde Inma me enseñará la ciudad conocida como la Sin City (La ciudad del pecado) y una sola frase que sirve de slogan para vender a la ciudad por su alcalde: “Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas”

One thought on “Hay dos Galicias: una la que se queda y otra la que se va

  1. Hay más Galicias, pero aceptamos pulpo como animal que le hará compañía al churrasco en la próxima fiesta.

    ¡Qué suerte lo de las Vegas! ¡A ver si vienes casado tras una borrachera! Suerte. No sólo en Las Vegas, claro.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s